EL ultimo Viaje del Tren a Pichilemu – Relato

Desde 1926, el tren a Pichilemu funcionaba en el período de verano con el servicio Tren Excursionista, formando parte de las vacaciones de los habitantes de la zona. El recorrido normal funcionó los días domingo desde diciembre hasta febrero. Las salidas fueron a temprana hora desde San Fernando, Rengo o Rancagua, llegando a medio día a Pichilemu. El viaje de regreso a los pueblos se hizo en la tarde. El precio del pasaje fue más económico de lo normal.

Desde el comienzo el servicio fue muy popular funcionando de manera irregular por la política de Ferrocarriles del Estado. Sin embargo, la ciudadanía a través de constantes reclamos logró reactivar de manera frecuente el servicio hasta 1985.

El terremoto del 3 de marzo de 1985 en la zona central del país (magnitud 7,8 grados Richter), puso fin al Tren Excursionista, siendo el último recorrido.

Relato del tren N 44

“…el Tren N° 44 salió de Pichilemu a las 18 horas. El maquinista era Osvaldo Jorquera y su ayudante Rojas. Venía con seis piezas, además con un automotor alemán, equipo remolcado de los alemanes, no tenía motor y se ocupaban como coches. Y llegamos a Marchigüe a las 19:06 y estábamos parados y comienza el terremoto. Ahí estaba el Jefe de Estación Andrés Cortés. La bodega en el techo estaba llena de piedras, porque la gente tiraba piedras a los techos de las bodegas y se movía tanto que las piedras saltaban y la polvareda…el tren se movía. Luego seguimos viaje y nos vinimos, sin ningún problema hasta Población, Peralillo, Colchagua, llegamos a Palmilla y estuvimos parados en Palmilla, más o menos como diez para las ocho viene una réplica, Y la gente muy asustada. Además las estaciones estaba llenas porque la gente decía que el túnel se había caído arriba del tren, que estaban todos muertos, donde no había comunicación.

El terremoto de 1985

Llegamos a Santa Cruz y estaba el Muñoz de Jefe de Estación, y nos dicen “no se pueden ir, porque no tengo comunicación ni con San Fernando, ni con Cunaco, ni con Carabineros, con nadie… así que yo no puedo despachar el tren porque no sé lo que pasa más allá.” Y nosotros le dijimos que era lamentable pero nos íbamos a ir con precaución igual no más, porque íbamos repleto de gente, y le dije “yo soy el Jefe de Estación de San Fernando, yo me hago responsable y nos vamos no más” y nos fuimos y llegamos a Cunaco y estaba un pedazo de estación en el suelo y lleno de gente. Seguimos pa’ allá, llegamos a Nancagua y estaba la mitad de la estación en el suelo, y llegamos a Placilla, la estación estaba normal. Y seguimos pero teníamos miedo en el Corte, y era de noche ya, pero pasamos sin ningún problema. Pero luego nos demoramos porque llegamos a las 22 horas a Centinela, y no podíamos salir porque el sistema eléctrico no funcionaba para dar vuelta el cambio porque se habían caído todas las comunicaciones. Así que yo llamé a mi vecino, don Pedro Ramírez que era reparador de señal, le dije “vecino venga a sacarnos manualmente” y dijeron que no había línea que estaba lleno el patio de la estación… les dije “no importa nos ponemos arriba de cualquier tren… Aunque quedemos lejos en la cabina sur pero la cuestión es que entrara.” Así que nos vino a sacar en su auto, se movilizó en un Suzuki utilitario y llegó a Centinela con herramientas y nos hizo el cambio. Y llegamos a San Fernando y estaba lleno de trenes, llegamos a las diez y media de la noche, y llegamos a una línea entre los trenes de carga.”

Las personas asustadas por el terremoto jamás pensaron que ese había sido el viaje final del Tren Excursionista, que llegaba a la ciudad de San Fernando, luego de cincuenta y nueve años de funcionamiento.

Al servicio de pasajeros a Pichilemu le quedaría sólo un años más de vida.

Extraído del libro “Voces a toda máquina. Historia social del tren de San Fernando a Pichilemu 1871-1986” de Víctor Manuel León Donoso y Catherine Valenzuela Marchant, un imperdible en cualquier biblioteca de los aficionados a nuestra historia ferroviaria.

Texto: Juan Iguiñez, Víctor Manuel León y Catherine Valenzuela
Fotografía: Víctor Manuel León

Fuente: https://www.facebook.com/santacruz.fotografias/

Fuente 2: Voces a toda máquina. Historia social del tren de San Fernando a Pichilemu 1871-1986