La Historia del Fundo Tanumé

La Historia del Fundo Tanumé.

 

La Historia del Fundo Tanumé (al norte de Pichilemu), tierras que llegaron a la familia Aspillaga por el matrimonio de Manuel José Aspillaga Velasco con Dolores Santander Achurra. De ahí en adelante 6 generaciones gozarían de las bondades de esta herencia. Este fundo de seis mil hectáreas se mantenía gracias a sus muchas áreas de bosque y varias plantadas de trigo, la posesión de ovejas, vacuno y bueyes.
Por ello trabajaban la lana y el trigo en un molino que tenían cerca de la entrada del fundo.

La primera casa construida fue de la familia Santander, al estilo colonial, amplia, con un gran corredor delantero frente al mar demarcado por tradicionales pilares de madera. Las jardineras y la escalera se hicieron con piedras extraídas de las mismísimas canteras del Cerro San Cristóbal de Santiago. Solo pensar que en esa época, el traslado de estas se hacía en carretas tiradas por fuerza animal desde el sector de Alcones a más de 40km del lugar. Estamos hablando de un esfuerzo impensado para estos tiempos. Pero será recién el nieto de los fundadores quien le dará un vuelco a esta historia. Manuel Aspillaga cambiará la casa antigua colonial por una que satisfacía su excéntrico sueños, por ello, quiso construir una casa que se pareciese lo máximo posible a lo visto en la ópera Aída.

De ahí sus techumbres planas, sus columnas egipcias, sus esfinges y sus detalles en el interior. Sin cambiar la pared medieval que rodeaba la fortaleza.

Manuel Aspillaga Valenzuela, abogado de profesión y reconocido pintor se abocó a la tarea. La casa entera era de roble americano, tenía alrededor de 10 piezas, todas conectadas entre sí por pequeños pasadizos de menos de 1 metro de alto y 50 centímetros de ancho, por donde había que pasar gateando. Cada pieza contaba con su salida al jardín, pero cuentan que para cerrar la casa “mandaban a los más chicos para que revisaran los pestillos, ya que a ellos la tarea de pasar por los pasadizos les salía más fácil”.

Este pintor recibió ahí visitas ilustres, como por ejemplo, en la fotografía vemos a uno de los dueños de casa Pedro Aspillaga junto a Onofre Jarpa y Thomas Somerscales. Todos amigos de la familia que recorrían las playas de Tanumé en busca de los idílicos paisajes que ahora vemos en sus muy famosos y avaluados cuadros.

Cual pirámide egipcia, cuentan que con el sol del verano, al atardecer la puesta de sol se enmarcaba perfectamente entre las dos columnas centrales y el acceso principal de la casa. Todo calculado.

Desde Santiago la familia demoraba 5 horas en llegar y pasaban ahí 3 meses durante el verano. No era fácil abastecerse en el lugar por lo que se trasladaba gran cantidad de alimento y útiles de aseo que acumulaban en grandes bodegas. Mientras la familia disfrutaba de la playa, en la mansión se preparaba la comida, pero según se cuenta casi siempre llegaba fría a la mesa por la complejidad de cocinar para tanta gente en cocina a leña. La fruta y verdura era abundante, se sacaba de un gran huerto que hacía de generosa despensa.

En la foto, la tina de mármol de doña Raquel Sotomayor (casada con Manuel Aspillaga Valenzuela), se llenaba con agua del mar, posteriormente calentada a leña. Tales esfuerzos se hacían solo para la dueña de casa.

Lo cierto es que a este lugar no le faltan historias, una de ellas cuenta que en abril de 1973 aterriza un helicóptero en la playa al frente de la casa y un grupo de hombres le ordena al cuidador que abriera el inmueble, pero como éste no tenía las llaves, abrieron con escopetazos las puertas. Registraron en busca de armas, dinero, quién sabe qué. Pasearon por la casa, trajinaron y luego salieron. Con el tiempo el cuidador contó en una entrevista que uno de los 4 caballeros que hicieron la ilustre visita era el Presidente de Chile de ese entonces. Cuando se fueron dejaron restos de comida y una caja de whisky marca Grant con la firma del mandatario. Este recuerdo lo conservó un tiempo y después regaló a un pichilemino.

Por fuera es más conocida, sus columnas y esfinges egipcias han llamado la atención de mucha gente, sobre todo después de que un incendio inmortalizara la casa con aires de leyenda.

¿Que pasó con la casa?

La casa fue expropiada y tras 12 años la familia logra recuperar un 25%, luego se puso a la venta. Lo compraría finalmente Francisco Javier Errázuriz Talavera con un socio entre los cuales tuvieron muchas disputas. Lo cierto es que un tiempo después, esta casa sufriría de un devastador incendio en extrañas circunstancias de las cuales existen muchas teorías, pero ninguna quedó confirmada.

Esfinges de Tanumé por el escultor catalán Juan Bautista Foliá, 1912.

Pasó el tiempo y quedó el recuerdo, entre las ruinas de la mansión, despiertan las memorias de la familia. Veranos interminables que cargaron de historia, recuerdos y mitos la Mansión Faraónica de Tanumé.

La casa ha recibido algunas restauraciones, pero sigue en mal estado.

Colaboración e investigación de Catalina Costa.
Fotografías: Cortesía Familia Aspillaga.

Fuente: EnTerreno

Ubicación: